lunes, 27 de diciembre de 2010

El escuadrón 601: los aristócratas británicos que se volvieron héroes de guerra

Durante la Segunda Guerra Mundial eran conocidos como el Escuadrón de los Millonarios, un grupo de jóvenes británicos deportistas y aventureros de pasatiempos costosos, y con una pasión por el peligro y la juerga. Sin embargo, también fueron una unidad de combate muy efectiva, instalados en la primera fila de la defensa contra la invasión alemana en la "Batalla de Gran Bretaña".

Nacido en la alta sociedad británica en 1914, William Henry Rhodes-Moorhouse se empecinó en seguir la pasión familiar por volar.

Su padre había desarrollado y diseñado aviones y voló en la Primera Guerra Mundial, convirtiéndose en el primer piloto en ganar la "Cruz Victoria", la condecoración militar más alta al valor frente al enemigo.

William Barnard Rhodes-Moorhouse se ofreció como voluntario para tirar una bomba en un estratégico cruce de trenes cerca de Ypres (en el sur oeste de Bélgica), volando a tan sólo a 91 metros de altura y enfrentando un intenso fuego de artillería. Consiguió regresar herido a las líneas británicas, pero murió poco después.

William hijo pudo alcanzar su sueño gracias en parte a la ayuda de su compañero de escuela George Cleaver, cuya familia tenía un avión. William sacó su licencia de piloto a los 17 años antes de terminar la secundaria.

Después de largos viajes, regresó a Inglaterra donde se enamoró perdidamente de su futura esposa, Amalia Demetriadi. Una mujer muy atractiva, Amalia fue requerida en un restaurante de Londres por un cazador de talentos para participara en una audición para el papel de Scarlett O'hara en la película "Lo que el viento se llevó". Ella era una mujer muy reservada y declinó la oferta.

Para Amalia y William, la vida parecía estar llena de promesas. Vivían de forma muy holgada, con frecuentes invitaciones al sur de Francia y para esquiar en St Moritz.

Amalia Rhodes-Moorhouse

Amalia rechazó participar como Scarlett O'Hara en "Lo que el viento se llevó".

Un entusiasta deportista, William fue seleccionado para formar parte del equipo británico en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1936, pero un accidente de esquí antes de las olimpiadas le quitó la oportunidad de participar. Entretanto, mientras el peligro de guerra seguía aumentando y no así el presupuesto de defensa, la Fuerza Aérea Británica (RAF, por sus siglas en inglés) dirigió su atención a pilotos aficionados como Willie, George y Dick, el hermano de Amalia.

Ya a mediados de la década de 1920, la fuerza aérea había diseñado un plan de escuadrones auxiliares comformados por pilotos civiles aficionados para que dieran apoyo en caso de guerra.

El primer escuadrón auxiliar 601, que luego se conocería como el Escuadrón de los Millonarios, fue, de acuerdo a la leyenda, creado por Lord Grosvenor en el exclusivo club de caballeros londinense White's, abierto sólo a los miembros del club.

El reclutamiento a cargo de Grosvenor incluía una prueba de alcohol para ver si los candidatos podían comportarse caballerosamente cuando estaban borrachos. Se les hacía consumir un vaso grande de oporto, seguido de varios gin tonics.

El escuadrón atrajo a los más adinerados, no solamente aristócratas sino también a deportistas y aventureros. No tenían reglas burocráticas, pero Grosvenor intentó crear un escuadrón de elite, tan bueno como cualquiera de la RAF.

Bajo el mando de su segundo jefe, Sir Philip Sassoon, el escuadrón adquirió una reputación por su extravagancia, el uso de medias rojas, chaquetas de seda roja, así como también el gusto por los autos de carrera.

Existieron otros escuadrones de voluntarios, pero ninguno tan exclusivo o elitista como el 601.

Grandes pérdidas

Días antes de la invasión a Polonia en 1939, el escuadrón 601 fue mobilizado, incluyendo a Willie, Dick -hermano menor de Amalia-, y su amigo George Cleaver.

En julio, cuando la batalla de Inglaterra comenzó, fue situado en la primera fila de la estación de Tangmere, al oeste de Sussex.

Las fuerzas alemanas empezaro a atacar a buques aliados en el Canal de la Mancha en un intento por provocar a la RAF y empezar el combate.

El 11 de agosto de 1940, en una de las primeras escaramuzas de la guerra, Dick Demetriadi, de 21 años, fue abatido en las costas sureñas de Inglaterra, en Dorset.

Willie no sólo perdió a su mejor amigo, sino que también tenía que comunicarle a Amalia que su hermano no volvería a casa.

Dick Demetriadi

El piloto Dick Demetriadi murió en combate a los 21 años.

En las siguientes semanas se protagonizarían ataques más intensos en el sur de Inglaterra, ya que la fuerza aérea alemana, la Luftwaffe, intentaba destruir a la RAF y tomar control de cielo británico para luego invadir territorio.

Willie Henry Rhodes-Moorhouse y los millonarios del escuadrón 601 estuvieron en los momentos más difíciles de la guerra. Luego de grandes pérdidas, el escuadrón fue replegado a Essex, para verse nuevamente en primera fila cuando la mira de la Luftwaffe apuntó a Londres.

De un total de 20, el escuadrón perdió en acción a 11 de sus integrantes.

Sus reemplazos vinieron de estratos sociales distintos. Y aunque muchas de las tradiciones de los millonarios sobrevivieron, nunca volvieron a ser la banda de aristocráticos y aventureros que empezaron peleando en la guerra.

Otros escuadrones también sufrieron grandes pérdidas. Sin embargo, los pilotos de la RAF destruyeron dos aviones alemanes por cada pérdida británica. A Willie se le atribuye la baja de nueve aviones de combate.

El 3 de septiembre, Amalia y él fueron invitados al Palacio de Buckingham donde Willie fue laureado con la distinción militar de la "Cruz de Vuelo". Fue uno de sus últimos eventos juntos, ya que tres días después, Willie falleció en el campo de batalla.

Otros miembros del escuadrón 601 que sobrevivieron a la Batalla de Inglaterra, incluyendo al amigo de Willie, George "Ratón" Cleaver, quien derribó siete aviones antes de que una lesión en el ojo acabara con su carrera de piloto.

Para cuando la Luftwaffe llamó a retirada y la invasión a Inglaterra fue cancelada, la RAF ya había perdido 544 pilotos.

Churchill inmortalizó a "los pocos", pero por cada hombre perdido hubo esposas, padres, y hermanos dejados atrás, mujeres como Amalia.

No era común para mujeres como Amalia salir a trabajar; después de la guerra, ella vivió una vida de modestos recursos, cuidando su jardín.

Amalia nunca se volvió a casar, aún cuando le llovían las ofertas. Vivió una vida tranquila hasta sus últimos días en el año 2003.

1 comentario :

  1. Bonita pero triste historia. Como todas las de esa terrible guerra.
    Te sigo leyendo. Saludos.

    ResponderEliminar